La membrana se compone de varias capas delgadas o una película de hojas que están unidas entre sí y se enrollan en espiral alrededor de un tubo de plástico (Esto también se conoce como composición de finas películas o membrana TFC). El material de la membrana es semipermeable: esto permite que las moléculas de agua pasen a través actuando como una barrera para los sólidos disueltos (es decir: los contaminantes químicos de minerales). Cuando la corriente de agua de entrada pasa a través de la superficie de la membrana, las moléculas penetran en la superficie de la membrana, trabajando a lo largo de su recorrido y alrededor de la espiral para recogerse en el tubo central. El resto de los contaminantes se concentran y, se eliminan de la superficie de la membrana a través del desagüe.