Los filtros de agua ordinarios utilizan una pantalla para separar las partículas sucias de sedimentos del agua.
La ósmosis inversa utiliza una membrana semipermeable, que no sólo elimina las partículas, sino también un alto
porcentaje de contaminantes disueltos, molécula a molécula, del agua del grifo